Nuestra historia

Éramos dos niñas inocentes que lo único que nos preocupaba en la vida era disfrutar de todo lo que nos regalaba; soñábamos con castillos en los que nosotras éramos las princesas de nuestro propio cuento y en el que aparecía nuestro príncipe azul soñado y todo era de color de rosa.

hadas

Donde todo empezó…

Cuando despertábamos de nuestros sueños, ahí estábamos, compartiendo pupitre, gomas, bolis y todo lo que andaba por encima de la mesa, hasta los bocadillos de tortilla en la hora del recreo. No faltaron risas y también llantos cuando las preocupaciones de niñez nos abordaban pero siempre estábamos la una para la otra. No teníamos suficiente con pasar el día juntas sino que al llegar a casa nos escribíamos cartas por si algo se nos había quedado en el tintero y nos las dábamos al día siguiente nada más llegar al cole, eso sí, tendríais que ver que cartas tan bonitas, no las faltaban detalle, con pegatinas incluidas .

De repente, un día….

Tras las vacaciones del verano, llegue a clase y vi que mi otra mitad ya no estaba sentada a mi lado, un cambio de circunstancias hizo que una de nosotras se cambiase de colegio e hizo que esos momentos vividos quedasen siempre permanente en nuestros recuerdos.

Años más tarde…

Producto del destino o quizá casualidad nos volvimos a encontrar, y fue como si ese tiempo que estuvimos separadas no hubiera existido. Volvieron las risas, confidencias, imaginaros todo lo que nos teníamos que contar, eso sí, prometimos que nunca más la distancia existiría entre nosotras. Tal fue así, que aparte de amigas inseparables, somos cuñadas y hace poquito nuestra familia se vio incrementada con la llegada al mundo de la pequeña Carlota.

Ella da color a este proyecto, no sólo es hija, sobrina e ahijada sino nuestra razón de ser, y es por ello que nuestro nombre va en su honor, porque pase lo que pase siempre seremos sus hadas ,las que siempre estarán ahí para ver como construye su propio cuento.