UNA BODA PARA EL RECUERDO. ALICIA Y RUBÉN

UNA BODA PARA EL RECUERDO. ALICIA Y RUBÉN (CANTABRIA)

Cuando asistes a la boda de una de tus mejores amigas sientes que es como si fuera la tuya, la vives con emoción, lloras, ríes, porque sabes como ella se siente en ese momento y eso es lo que me pasó con esta boda para no olvidar.

Ali es mi amiga desde pequeñas, un campamento nos unió y desde entonces y pese a la distancia entre Madrid-Santander, siempre hemos estado pendiente la una de la otra, aunque sí que es cierto que nos encantaría vernos más, pero con el paso del tiempo lo que más valoras de una amistad no es verte o no, sino estar de alguna manera presente en la vida de esa persona a la que tanto quieres y con la que tantos buenos ratos has pasado…

Cuando me dijo que Rubén y ella estaban prometidos no puedo negar que se me saltará alguna lagrimilla, en ese momento me vino a la mente todas esas cartas que nos escribíamos, contándonos nuestras historias y soñando con el día de nuestra boda…

Y por fin llegó el día, el 16 de septiembre de 2017 no paraba de llover, todos mirábamos al cielo desde la puerta de la Iglesia del pueblo de Ali ( San Martín de Tours en Ajo) ,pidiendo una tregua, pero a veces las cosas ocurren así y todos acabamos con el paraguas de la mano como gran aliado, pero ni siquiera la lluvia pudo con ese gran día inolvidable.

Rubén llego del brazo de su madre, ambos muy elegantes , él dejando ver que estaba tranquilo pero por dentro seguramente estaba como un flan, pero estaba tan feliz y con ganas de ver a la novia más guapa del universo , y la madrina espectacular, llena de emoción de ver como su hijo iba a dar el sí, quiero! a la mujer que había elegido para compartir su vida.

Y de repente apareció ella, del brazo de su padre, ese momento tan especial, nunca la había visto tan radiante, sencilla pero a la vez preciosa, como es ella, y qué decir del padrino, su mirada gritaba a voces lo orgulloso que estaba de llevar a su princesa al altar.

Fue una ceremonia muy bonita, muy familiar, los novios muy participativos, y con miradas que lo decían todo.

Después, acudimos al Hotel Juan de la Cosa en Berria, Santoña, un lugar precioso junto al mar y con unas vistas espectaculares, donde fue la comida y el FIESTÓN!!

Hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien en una boda, parecíamos una gran familia, pero ellos se merecían todo, son de las mejores personas que conozco en mi vida, y sé que es amor verdadero, que son únicos y que son el uno para el otro. Me quedo con sus miradas, con su risa nerviosa, por su saber estar frente a la lluvia y el gran sentido del humor que tuvieron, el amor que desprendían hacia sus seres más queridos y de las ganas que tenían de comenzar esta gran aventura para toda la vida.

De parte de Las Hadas de Carlota os deseamos la mayor felicidad del mundo.

Con cariño,

Macarena y María.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Comments are closed.